Posteado por: pablobueno | octubre 24, 2008

Fútbol Americano: Tipos duros

Mi cuarta semana de entrenamiento con los Osos Rivas terminó el pasado miércoles con un cabreo monumental por mi parte. Me di de bruces con la cruda realidad: el Fútbol Americano es un deporte para tipos duros. ¿Lo soy yo?

 

 

Tipos duros

Fútbol Americano: Tipos duros

Mientras iba en el coche volviendo del último entrenamiento de la semana, se repetían en mi cabeza las palabras de Edouard, el Head Coach: “El Fútbol Americano es un deporte en el que vais a sufrir. Estaréis un mes o dos y seguramente lo dejaréis. Si os quedáis, lo amaréis toda la vida. Pero estad preparados para pasarlo mal”.

Todo empezó en un lance del entrenamiento, en el que un compañero -como 20 cm más alto y 30 kg más de peso- me pasó literalmente por encima. Fue fallo mío, pues me tocaba hacer defensa de pase y di un paso hacia atrás demasiado largo. Le di un metro en el que mi compañero, una mole, pudo coger inercia y me arrolló. Cuerpo dolorido y orgullo herido… por el reconocimiento del error.

Pero es que luego, otra vez en una defesa de pase, pude pillarlo a tiempo y repelí su ataque hasta que me cogió de la máscara y me echó la cabeza hacia atrás… Una acción antideportiva no permitida en el reglamento del Fútbol Americano.

Os podéis imaginar el dolor de cuello de después… ¡Y la rabia! En cuanto el entrenador de la línea pitó grité: “Me ha cogido del casco”. Veía injusto y totalmente fuera de lugar que un jugador experimentado tratase así a un novato. Tanto el entrenador de la línea como el Head Coach, me dijeron: “En el Fútbol Americano no vale quejarse. Desgraciadamente es una jungla y en todas las posiciones, pero sobre todo en la línea pasan muchas cosas que nadie ve, ni siquiera los árbitros”.

Se me debió quedar cara de tonto, de agraviado… Y lo más que se me ocurría decir era: “Es que me ha jodido el cuello…”. Pensé y sigo pensando que mi compi no debería haberlo hecho y, aunque me fui a casa con ganas de partirle las dos piernas, pensé que esa semana -¡Qué digo!-, ese minuto, había sido el que más Fútbol Americano me había enseñado en un mes que llevo en el equipo.

Me dejé avasallar por dos veces. No es que mis rivales no deban cogerme del casco… La clave es que no debo darles la más mínima posibilidad. No me quiero lesionar, ni es mi intención lesionar a nadie. Precisamente entré en el equipo para ponerme en forma descubriendo un deporte que me gustaba pero que sólo había practicado de niño y con amigos.

Espero llegar el lunes al polideportivo de Rivas con fuerzas y ganas renovadas (ahora mismo las tengo a tope). No volveré a quejarme, no volveré a decir: “me ha hecho esto o lo otro”… Pero, sobre todo, no volveré a darles la oportunidad de hacerlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: