Posteado por: pablobueno | noviembre 17, 2008

Tacklear o el placaje de toda la vida

La semana pasada aprendimos la técnica del Tackling o, hablando en cristiano, placaje. Se trata básicamente de bloquear al jugador que lleva el balón. El objetivo básico es parar una carrera, bloquear a un receptor justo en el momento que recibe el balón o a un Quarter Back antes de que efectúe el pase.

Tackling o placaje

Tackling o placaje (Foto: NFL)

Poco a poco voy aprendiendo cosas nuevas. Cada entrenamiento es un alubión de ideas, tácticas, técnicas que superan por mucho mi capacidad de aprendizaje. Sin embargo, voy mejorando. Noto que después del calentamiento y estiramientos estoy mucho menos fatigado y eso me permite afrontar el entrenamiento con mucha más fuerza, resistencia, velocidad y concentración.

Una de las ideas que me ha quedado meridianamente clara es que no se puede andar ni correr de forma normal como lo harías en una pista de atletismo. Eso sólo se lo pueden permitir los Running Backs y receptores. El resto del equipo tenemos que correr con las rodillas flexionadas entre 45º y 60º y la espalda recta (tipo Pozi…).

Ésta es la base sobre la que se sustentan los bloqueos y los placajes. Bajar tu centro de gravedad a la vez que tus piernas están abiertas en línea con tus hombros con lo que consigues afianzar el “Stand” o posición de equilibrio en la que tienes el peso distribuido por igual entre las dos piernas.

El abrazo del Oso
En la técnica del placaje, a diferencia de la de bloqueo, los brazos y las manos van abiertos para agarrar al rival abrazándolo firmemente. Cuanto más abajo atacas el placaje más posibilidades de éxito tienes. Por definición, el placaje implica enfrentarte al jugador que tiene el balón para intentar neutralizar su juego.

Uno de los trucos para asegurar que el juego quedará parado es atacar el placaje intentando que tu cabeza golpee el balón que el rival lleva en la mano, mientras el hombro contrario lo golpea a la altura del pecho. Importante para evitar lesiones: no hay que golpear con la cabeza agachada como si fueras un toro embistiendo, sino con el rombo formado por la los hombros, brazos y cabeza, pero siempre mirando hacia delante. Mientras tu cabeza va al balón y tu hombro al pecho del rival, tus brazos se cierran por su espalda para impedir que se mueva o que pase el balón.

El placaje más fuerte, utilizado sobre todo para parar al Quarter Back, pero también un receptor cuando caza un balón cerca de la Endzone, implica lo mencionado antes, pero golpeando desde más abajo hacia arriba y abrazando al rival a la altura del trasero. De esta forma, cuando levantemos el cuerpo haciendo fuerza con las piernas, lograremos levantarlo del suelo, que pierda el equilibrio y se caiga.

Esto es básico: nunca hay que tirar de espalda o de riñones para placar, es un movimiento de potencia de piernas. Intentando levantar a un rival pesado cargando el peso en la espalda o los riñones nos podemos lesionar, pero nuestras piernas tienen fuerza suficiente para levantar a un jugador bastante más pesado que nosotros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: